Biografía

Almudena nació en  Madrid el día 17 de febrero de 1991.carnet.png

 Durante toda su vida ha tenido una mente muy creativa y con una visión de la vida que siempre va más allá de sus propios horizontes. Cuando era pequeña, su sueño era ser pintora. De hecho a la edad de 5 años ganó el primer premio de pintura en un concurso que promovía todos los años por fechas navideñas, la empresa en la que trabajaba su madre, Abbot Científica.

 Claro, que todos tienen sueños cuando son pequeños: unos quieren ser médicos, otros astronautas, futbolistas, etc. Pero ella quería llegar a ser algo más, no sólo pintar, también la música y los cuentos de radio cassette es algo que siempre le encantó; además, cuando le gustaba una película la podía ver una y otra vez.

 A los 16 años, fue cuando ya prácticamente tenía decidido cual era el ámbito profesional al que se quería dedicar, sabía lo que le haría feliz. Este es el campo de la imagen y del sonido.

 Su padre, un gran médico, con una larga carrera universitaria. ¿Quién mejor que él para aconsejar a su hija? “Sin estudiar no llegarás a ningún lado”, él decía. Empeñado en que Almudena hiciera una carrera universitaria. Pero a ella lo único que le entusiasmaba era hacer algo más práctico ¿por qué no, formación profesional de imagen y sonido? Pero, con eso, según familiares suyos y amigos, no se llegaba a ningún sitio. Así, que siguió finalmente el consejo de su padre y luchó por entrar en la universidad pública Rey Juan Carlos de Madrid. En el año 2010, comenzó su carrera de Comunicación Audiovisual. Efectivamente, ese era su sitio, es donde debía de estar.

 Sus ganas por aprender son ilimitadas. Mientras hacía su carrera universitaria, siempre quería hacer otras cosas entre tanto. Así, comenzó, en el año 2013 a colaborar con el programa de Ibermedia. En un proyecto en el que guionistas iberoamericanos acudirían a un taller, en el que se encontraba Almudena como Ayudante de Coordinación. Su aprendizaje fue de lo más completo. Es ahí donde se dio cuenta que su lugar estaba en el mundo del cine. Hablando con guionistas y directores de cine conocidos dentro del habla hispana (Montxo Armendáriz, entre otros), le contaban sus experiencias y trayectorias profesionales. Ella, siempre les miraba como muestras de admiración, algún día quería llegar a ser como ellos. Le sorprendía, el cómo de unas mentes salen grandes ideas y hay personas que les ayudan para crearlas de la mejor manera y así hacer películas que llenen los corazones de los espectadores, creando diferentes emociones que conmuevan y entretengan a un público amplio.

 La constante lucha y perseverancia es lo que permitió que Almudena sacara su carrera universitaria en el 2015, a la edad de 24 años. Su sueño de ser alguien y crear ideas empezaba a dar forma. Pero tras la crisis española y la necesidad de saber idiomas. Decidió realizar las prácticas universitarias en un país extranjero, Holanda, concretamente, en la ciudad de Ámsterdam. Así no sólo aprendería en un ámbito laboral, sino que también se formaría con otras lenguas.

 A su llegada Holanda, lo más complicado fue el idioma ¿inglés?, ¿holandés? Aún no se encontraba preparada para hablar ninguna de esas lenguas. Pero su fuerza y valentía por aclimatarse en una nueva cultura y a nuevas lenguas le hizo avanzar con grandes progresos. Un mes más tarde de su llegada, comenzó las prácticas universitarias en la Asociación Española de Profesionales en Holanda. Una organización sin ánimo de lucro, basada en el networking profesional. El don de gentes de Almudena y su preparación académica le permitió hacer grandes amistades con personas importantes de muchas nacionalidades. De nuevo, aprendiendo de los diferentes ámbitos profesionales a los que se dedicaban esas personas: finanzas, marketing, informáticos, directores de cine, directores de fotografía, pintores y artistas. Además tuvo iniciativas mayormente creativas que hicieron que la Asociación empezara a tener una nueva cara al público usuario.

 En su estancia en Ámsterdam, además de mejorar cada vez más el inglés, quiso probar a aprender holandés. Así, comenzó las clases en Casa Migrante. Obteniendo una de las mejores notas de la clase y con un certificado de nivel A2. Un idioma complicado, pero que cada vez  domina más, siendo ya capaz de comunicarse con  personas  de habla neerlandesa.

 Su año en Ámsterdam finalizó en febrero de 2016. Y a su vuelta a Madrid quiso comenzar sus estudios en una Escuela de Dirección de Cine. Y además apuntarse a cursos de edición fotográfica, de video y web.

 Toda su vida ha estado marcada por el constante trabajo y aprendizaje. Y continuará haciéndolo para enriquecerse a sí misma y a los demás.

 

Anuncios