Carpe Diem

Caminamos muy deprisa, sin darnos cuenta de las cosas maravillosas que hay a nuestro alrededor.
Solo tenemos que pararnos, observar y escuchar.
La vida nunca dejará de sorprendernos, enseñarnos y maravillarnos con pequeñas cosas.
Aquí ver como las aspas del molino, son movidas por el viento. En un trabajo constante durante siglos. Y cuando estas ya no pueden más, ya está ahí el señor molinero para ayudarles a continuar.
Ver un hombre mayor tocando el acordeón, 🎶arrancando una sonrisa en el rostro de las personas que pasan por allí, probablemente no se las volverá a cruzar. Pero en sus cabecitas, queda grabado, como un completo desconocido les hizo sonreir en un país lejano al suyo.
Disfrutemos de cada momento presente, sin añorar el pasado y sin tener prisa por el futuro. Porque eso es una buena forma de perder el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s