El guión de mis sueños

¿Los sueños se cumplen? No lo sé, pero lo que sí se es que hay algunos en los que tú puedes provocar que se cumplan. Si mi sueño es escribir un guión y rodarlo, nadie lo va a hacer por mí. Esta es la fuerza que me acompaña cada vez que escribo una línea más, porque sólo yo lo puedo hacer por mí.

Hace un tiempo me propuse comenzar a crear una historia para que en un futuro coja una forma en pantalla de cine. Efectivamente, esto es comenzar un sueño por conseguir.

Todos, tenemos historias que contar. Anécdotas, que hayan ocurrido en nuestras vidas y personas que han colaborado en ellas. Etapas, que hayan marcado un antes y un después en nosotros. Estas aventuras de la vida, a lo largo de la historia guionistas, poetas y escritores han transmitido a través de sus obras. Historias personales transmitidas a través del uso de la palabra.

Igual que escribir estas entradas en mi web, el escribir un guión es algo parecido, pero a la vez diferente ya que tienes que tener muchos detalles en mente. A diferencia de una novela, donde dejas que las palabras lleguen a la mente del lector y este les de una forma imaginaria en su interior. El guión, debe ser pensado para su posterior filmación. No sólo pensando en su contenido, sino también en cómo aparecerá en una futura imagen y movimiento con su respectivo sonido.

Todo comienza con una ligera idea de lo que quieres contar y transmitir. Es ahí cuando te comienzan a llegar multitud de ideas, personajes, escenarios e incluso canciones. Esto te transmite una grata emoción. Quieres que tu obra esté ya hecha. Pero amigo, el proceso es lento y laborioso.

Creando constantes diálogos, explicaciones, indicando si es día o noche, si es interior o exterior. Todo cuidado al sumo detalle. Que bajo mi experiencia, resulta cansino. Pero las ganas por tenerlo ya en mis manos impreso, son inmensas.

Hacer un guión, es crear un nuevo mundo que sale de tu mente, todo lo que imaginas queda plasmado en un papel. Pero, hay veces que la propia imaginación nos juega malas pasadas. Eso pasa cuando al continuar tu historia, que la tienes bastante clara… de repente te surge una nueva idea o un pequeño punto que quieres meter 15 páginas antes. Y otra vez a cambiarlo todo.

La clave de todo ello es dejarse llevar por las lineas. Llevar siempre consigo un cuaderno por si de repente te viene una nueva cosa que añadir a tu guión. Y sobre todo estar feliz con lo que estás haciendo y hacerlo de corazón. Porque aquellas cosas que salen de dentro, son las mejores.

Es así que algún día diré: “No fue fácil pero lo conseguí”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s